El impuesto al sol regulaba todas las

instalaciones de energía solar fotovoltaica y, como consecuencia, imponía

que los consumidores cumpliesen con el pago de impuestos a la energía como

el resto de los usuarios de energía proveniente de plantas de las empresas

privadas.

Descargar