Estas son unas recomendaciones basicas para fomentar la buena convivencia en una Comunidad de Propietarios cuando tengas un perro en tu vivienda:
·         En caso de mudarse de casa, consultar con antelación los estatutos de la comunidad de propietarios.

·         Evitar, en la medida de lo posible, las molestias derivadas de la tenencia del perro, como ladridos excesivos o la presencia del perro en zonas prohibidas para ellos.

·         Los derechos individuales se anteponen a la normativa recogida en los estatutos de una comunidad de vecinos al respecto de la tenencia de animales.

·         Educar al perro para que sea respetuoso con el resto de personas y animales con quienes convive.

·         Utilizar la correa cuando corresponda y recoger los excrementos para evitar molestias a terceras personas.

Un perro educado no tiene por qué resultar una fuente de conflictos
fuente: consumer